may 18

Si del banano viene la banana, ¿del chirimoyo obtendremos la…? ¡Exquisito ‘manjar blanco’! Pues así es como designaron los españoles a la chirimoya cuando la descubrieron al hacer las Américas.

¿Os imagináis que ahora nos subimos a una carabela y con o sin huevo de Colón, pisamos tierras andinas y nos traemos unas deliciosas chirimoyas? De camino a casa, pasamos por Brasil y nos llevamos unas bananas en la cesta de nuestra merienda. Pues nada, aparcamos la carabela, llegamos a casa, descansamos un poquito, porque un océano no se atraviesa así como así, y en cuanto recobremos fuerzas…

¡A pelar y despepitar las chirimoyas! Batid la carne de esta fruta, con un aporte destacable en potasio y vitamina C, con un yogur y un poco de leche si lo preferís más líquido. Podéis ponerle algo de miel si os gusta más dulce. Y ahora vamos a por la banana. La pelamos y la partimos en rodajas muy, muy finas. Ponemos a calentar margarina Tulipán en la sartén y freímos las rodajas. Así obtendremos unas rodajitas crujientes de banana que podemos poner sobre el batido de chirimoya o en un bol aparte, como prefiráis.

Y eso es, ¡ahí tenéis un pedazo de merienda chirimolonga!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ingredientes: , , , , ,

Deja tu comentario