abr 04

Por fin una tarde tranquila, dedicada a la nostalgia. Me apetece subir a un avión y volar.

Lo tengo fácil, con abrir esta caja de galletas danesas y oler… ¡De repente pedaleo una bici entre las antiguas atracciones del Tívoli! Más tarde, la imponente Ópera me deslumbra y una Sirenita me saluda. Recorro Copenhague hasta cruzar el arco de madera que me adentra en un mundo aparte… La Ciudad libre de Christiania (lugar que más vale vivir que describir).

De retorno a la vieja Europa, os cuento mi merienda: se trata de cortar una lámina de manzana de aproximadamente medio centímetro. Le echamos una cucharadita de azúcar moreno y otra de margarina Tulipán. Para caramelizarlo, le pasamos por encima un soplete o una plancha para quemar azúcar. Si no disponemos de ellos, ponemos a calentar una sartén con margarina Tulipán y azúcar moreno, donde pondremos la manzana para conseguir un efecto parecido.

Y ahora, mis queridas galletas danesas… ¡Cuidado al destapar la caja, que los recuerdos vuelan! Ponemos una de ellas sobre un platito y añadimos la manzana.

Finalmente, nos servimos un vaso de horchata y nos limitamos a saborear y recordar con toda libertad…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ingredientes: , , , ,

Deja tu comentario